Si quieres devolverle un aspecto más joven a tu rostro una ritidectomía podría ser lo que buscas. En este artículo te contamos más sobre este procedimiento y por qué sí es una gran alternativa para mejorar tu imagen. 

¿Qué es una ritidectomía?

Esta cirugía estética consiste en la eliminación de ritidosis (arrugas de la piel). Se puede realizar en cualquier parte del cuerpo donde se presenten, pero generalmente se practica más en el rostro. Debido a que este procedimiento consiste en la eliminación de arrugas, también es conocido como estiramiento facial. 

¿Cómo se realiza una ritidectomía?

Para comenzar se aplica una anestesia para evitar dolor durante la cirugía. Posteriormente se realizará la incisión necesaria para obtener el resultado deseado. Esta puede variar dependiendo del aspecto que estés buscando. Te contamos más sobre ellas:

Incisión tradicional: 

  • Esta comienza desde el nacimiento del cabello a la altura de las sienes y termina en la parte baja del cuero cabelludo. Esto permite que la grasa que hay en el rostro se redistribuya en puntos clave que suavizan las arrugas. También se levantan las capas profundas de los músculos de la cara. Para terminar, se puede recortar el exceso de la piel.
  •  En algunos casos será necesario una segunda incisión a la altura de la barbilla para realizar un estiramiento en el cuello. 

Incisión reducida:

  •  Como su nombre lo indica, estas incisiones son mucho más pequeñas que las demás opciones. Estas pueden darse específicamente a la altura de las sienes y seguir hasta las orejas. 
  • Otra opción es que se realicen dentro de los párpados inferiores o debajo del labio superior.

Incisión para estiramiento de cuello: 

  • Este corte es más pequeño que el tradicional y está dirigido especialmente para aquellos casos en los que se busca obtener un estiramiento de cuello. Se realiza desde el lóbulo de la oreja siguiendo el contorno de esta hasta llegar al cuero cabelludo. Con este tipo de incisión también se logra corregir la papada colgante, la flacidez de la piel del cuello y el exceso de grasa debajo de la barbilla. 

Durante el procedimiento, el cirujano se encargará de reorganizar la grasa del rostro y de extraerla de áreas específicas. También tensará los músculos de la cara, lo que dará como resultado el tan anhelado aspecto joven y fresco. 

No te preocupes por las cicatrices que pudieran quedar de los cortes, ya que una vez que estén cerradas y sanadas, estas quedarán escondidas bajo las líneas naturales del cabello o los pliegues de la piel. 

Una vez que la hinchazón post-cirugía se vaya, el rostro tendrá un aspecto mucho más joven y descansado. Además, si quieres lucir mucho mejor, esta cirugía estética puede combinarse con otros procedimientos como un lifting de cejas, una liposucción, un levantamiento de párpados o una rinoplastia; los cuales definitivamente te ayudarán a tener mucha más seguridad con tu imagen personal. 

¿Quiénes son candidatos a una ritidectomía?

Este procedimiento es perfecto para aquellos pacientes que tienen un rostro y/o cuello con la piel relajada, pero la cuál aún tiene buena elasticidad. Igualmente, es necesario que la estructura ósea de la cara esté bien definida para lograr óptimos resultados. 

Una ritidectomía es para aquellos que necesitan algo más que tratamientos dermatológicos para mantener una piel lisa en el rostro y que ya han pasado por varios tratamientos estéticos con la intención de recuperar el aspecto joven y fresco de años anteriores. 

¿Quiénes son candidatos a una ritidectomía?

¿Dónde puedo realizarme una ritidectomía?

La Clínica NEOS Cirugía Plástica cuenta con el personal capacitado para realizar este y otros procedimientos estéticos. Agenda una consulta de valoración al número: (+52) 33 3391 4176 o puedes enviar un mail al atencion@neoscirugiaplastica.com

Antes de irte puedes leer: Tratamientos con ácido hialurónico que pueden mejorar tu rostro.